Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile

gonzalo polanco

Estimados lectores,

En esta centésima undécima edición del Reporte Tributario, Nº111 diciembre/2019, estudiaremos un tema que es de gran importancia para un país como Chile, que aspira a desarrollar su economía a través de la Innovación y el Desarrollo. Se trata de los beneficios tributarios por los gastos efectuados en inversión en I+D. 

Estos beneficios fueron originalmente establecidos a través de la ley 20.241 de 2008. Tras años estando vigente, y debido a que se detectaron insuficiencias en el modelo inicial, se introdujeron modificaciones a la normativa a través de la ley 20.570 de 2012. Estas disposiciones otorgan generosos beneficios tributarios a las inversiones en esta materia, con un crédito de hasta el 35% del monto de las inversiones y con el 65% restante que puede ser rebajado como gasto.

El papel de Corfo, en estos proyectos, es fundamental, ya que es la entidad que autoriza los proyectos y supervisa que se lleven a cabo dentro de los márgenes estipulados.  

El Centro de Estudios Tributarios sigue trabajando para colaborar en la difusión de las materias relacionadas con tributación. En ese contexto, los invitamos a visitar www.cetuchile.cl, sitio en el que podrán encontrar publicaciones sobre diversos estudios tributarios, seminarios, apariciones en prensa de nuestros colaboradores e integrantes, análisis de jurisprudencia, historial de reportes tributarios, tesis para la obtención del grado de Magíster en Tributación de la Universidad de Chile, entre otras temáticas.

Invitamos asimismo a todos los lectores a interiorizarse detalladamente de las labores y actividades que desarrolla el Centro de Estudios Tributarios (CET UChile).

Profesor Gonzalo Polanco Zamora
Director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios
CET Universidad de Chile.

I. INTRODUCCIÓN

En diciembre del año 2010 el Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile publicó el Reporte Tributario N° 11, cuyo contenido trataba sobre la Ley N° 20.241 que Establece un Incentivo Tributario a la Inversión Privada en Investigación y Desarrollo. Sin embargo, dicho reporte fue emitido antes de la publicación de la Ley N° 20.570, del 6 de marzo de 2012, que introdujo importantes modificación al referido cuerpo legal, conocido también como Ley de I+D. La principal modificación incorporada fue la inclusión de la posibilidad de inversión en investigación y desarrollo por parte de las empresas a través de medios y recursos propios, denominada también como inversión intramuros, lo cual antes de dicha disposición legal sólo podía efectuarse a través de centros de investigación externos a las empresas, lo que se denomina inversión extramuros. Otra modificación innovadora fue la incorporación de una nueva modalidad de certificación a la que pueden optar los contribuyentes, denominada modalidad de intención de acogerse al beneficio, la cual analizaremos a lo largo de este reporte.

Por otra parte, el Servicio de Impuestos Internos ha emitido instrucciones al respecto, a través de la cual ha entregado lineamientos a efectos de la correcta aplicación del beneficio tributario.

El beneficio tributario que otorga la Ley de I+D consiste en que los desembolsos incurridos en inversión en investigación y desarrollo puedan ser deducidos como gasto necesario para producir la renta en un 65% de su cuantía, correspondiendo el 35% restante de dichos desembolsos a un crédito imputable contra el Impuesto de Primera Categoría.

En este último reporte tributario del año 2019, el Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile invita a sus lectores a revisar el material docente que se expone a fin de interiorizarse en este importante beneficio tributario.

II. BENEFICIO TRIBUTARIO POR INVERSIÓN EN I+D

A través de la publicación de la Ley N° 20.2411, el 18 de enero de 2008, y sus modificaciones posteriores, se estableció un incentivo  tributario a la inversión en actividades de Investigación y Desarrollo2 que lleven a cabo las empresas, con el objetivo de aumentar la inversión privada en este ámbito.

Los contribuyentes que pueden acogerse a este beneficio son aquellos de primera categoría, que determinen sus rentas efectivas en base a contabilidad completa.

El beneficio consiste en la generación de un crédito a imputar en contra del Impuesto de Primera Categoría3, equivalente al 35% de los desembolsos en I+D incurridos por la empresa respectiva, procediendo la aceptación del gasto por el 65% restante de los señalados desembolsos para efectos de la determinación de la Renta Líquida Imponible de primera categoría.

 


1 En adelante, indistintamente, Ley de I+D.
2 En adelante, indistintamente, I+D.
3 En adelante, indistintamente, IDPC.

 

III. CONCEPTO DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

A través del artículo 1 de la Ley de I+D el legislador definió, entre otros conceptos, lo que se entenderá por investigación y desarrollo en los términos que se muestran en el siguiente esquema.

Haga click sobre la imagen para ampliar

Cabe señalar que el legislador precisa que, para efectos de la Ley de I+D la expresión "investigación" se entenderá referida tanto a la investigación básica como a la investigación aplicada, así como también la expresión "investigación y desarrollo" comprende a las actividades de investigación, desarrollo o ambas.

 

IV. CÓMO INVERTIR EN I+D

Para materializar la inversión en I+D la ley prevé 2 formas, éstas son, a través de un contrato con un Centro de Investigación, también denominado extramuros, o a través de un proyecto desarrollado por la propia empresa, conocido también como intramuros, según se precisa a continuación.

i. Como proyecto (intramuros). Corresponde al conjunto de actividades de I+D realizadas por una o varias empresas utilizando sus propias capacidades internas o de terceros, las cuales deben llevarse a cabo principalmente dentro del territorio nacional.

ii. Como contrato (extramuros). Corresponde a un contrato de prestación de servicios celebrado entre una o varias empresas y un Centro de Investigación inscrito en el Registro Corfo1.

Tal como se menciona, tanto en los proyectos como en los contratos de investigación y desarrollo existe la posibilidad de que éstos se desarrollen por más de una empresa, es decir, tales actividades se pueden llevar a cabo en forma asociativa.

 


1 Corporación de Fomento para la Producción.

 

V. REQUISITOS PARA ACOGERSE AL BENEFICIO POR I+D


A continuación se enuncian una serie de aspectos que las empresas deben tener en cuenta al momento de evaluar acogerse al beneficio tributario por inversión en I+D.

i. El proyecto o contrato de inversión en I+D debe contar con la certificación de la Corfo.

Para el caso de los proyectos, la certificación de la Corfo implica verificar:

a. Que los proyectos de investigación y desarrollo presentados por el contribuyente tienen efectivamente por objeto la realización o ejecución de labores de investigación y desarrollo, tal y como las mismas se definen en la Ley de I+D.

b. Que los desembolsos que se originen con motivo de dichos proyectos, reflejen adecuadamente los costos en que se incurra o incurrirá para realizar las actividades de investigación y desarrollo a que ellos se refieren y que tales costos se ajusten a condiciones observadas en el mercado.

Para el caso de los Contratos la certificación de Corfo implica:

a. Realizar una revisión de los contratos de investigación y desarrollo, que sólo tendrá por finalidad verificar que éstos tengan efectivamente por objeto la realización o ejecución de labores de investigación y desarrollo, tal y como las mismas se definen en esta ley, sin consideración a la pertinencia o valor de la iniciativa.

b. Verificar que los contratos de investigación y desarrollo se celebren en relación a la organización y medios de que dispone el respectivo Centro de Investigación debidamente registrado, así como el que el precio pactado en dichos contratos refleje adecuadamente los costos en que se incurrirá para realizar las actividades de investigación y desarrollo a que ellos se refieren, y que el precio se ajuste a las condiciones observadas en el mercado.

ii.    Pagar un arancel a la Corfo al momento de solicitar la certificación.

Conforme al artículo 25 de la Ley de I+D, la Corfo podrá cobrar un arancel a los contribuyentes por la certificación de los proyectos o contratos presentados, el cual tendrá por objeto financiar una parte de los costos del procedimiento establecido en la ley para la certificación de los contratos y proyectos de investigación y desarrollo. Dicho arancel no podrá exceder del 4% del costo total del proyecto o contrato y, en todo caso, no podrá ser inferior a la suma de 10 UTM.                                                 

El pago de este arancel será considerado como un gasto necesario para producir la renta para los efectos del artículo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta y en ningún caso será restituido al contribuyente respectivo.

Tratándose de contratos o proyectos de carácter asociativo, el monto correspondiente al arancel podrá ser pagado por uno o más contribuyentes, en la proporción que libremente acuerden.

Por su parte, el artículo 40 del Decreto N° 102, del año 2012, del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, que establece el Reglamento que Fija el Procedimiento para Acceder a los Beneficios Tributarios, señala la forma de determinar el monto de dicho arancel, el cual debe calcular el propio contribuyente y pagar antes de presentar la solicitud de certificación del contrato o proyecto, debiendo acreditar dicho pago al momento de efectuar tal solicitud. Para el cálculo se deberá usar la siguiente tabla:



Para efectos del pago del arancel se deberá considerar el valor de la UTM en el mes de solicitud de la certificación del proyecto o contrato.

iii.    Inversión mínima en I+D debe ser superior a 100 UTM1.

La inversión en I+D que lleven a cabo las empresas deberá ser superior a 100 UTM, lo que aplica tanto para los proyectos como para los contratos de inversión, y en caso de que en éstos participen más de una empresa, cada una de ellas debe cumplir con este monto mínimo de forma individual.


1 Unidad Tributaria Mensual.

VI. MODALIDADES DE CERTIFICACIÓN

Para efectos de acceder a los beneficios tributarios que establece la Ley I+D, los proyectos y contratos deben estar certificados por la Corfo, existiendo dos modalidades de certificación para tales efectos, respecto de las cuales se podrá acceder a los beneficios tributarios en tiempos distintos, según se precisa a continuación.

i.    Modalidad de Certificación Tradicional.

A través de esta modalidad las empresas efectúan una solicitud de certificación a la Corfo, vía on line6 , a través de la página web de dicha institución, adjuntando toda la documentación requerida para tales efectos.

Efectuada la solicitud, si ésta omite alguno de los antecedentes requeridos, la Corfo requerirá su complementación dentro del plazo de 30 días corridos de recepcionada, debiendo el contribuyente dar cumplimiento a lo solicitado dentro del mismo plazo contado desde la correspondiente notificación. Si el contribuyente no remitiere dentro del plazo señalado los antecedentes requeridos, CORFO tendrá por no presentada la solicitud de certificación.

La certificación, independientemente de la modalidad utilizada, será otorgada por la Corfo a través de una resolución fundada.

Los beneficios tributarios, es decir, la deducción de los gastos y el crédito contra el IDPC,  podrán ser invocados por el contribuyente sólo una vez que sea emitida la resolución por parte de la Corfo, a través de la cual se haya certificado el respectivo proyecto o contrato.

A continuación se expone un esquema que permite visualizar con mayor claridad lo descrito en los párrafos anteriores.



ii.    Modalidad de Intención de Acogerse al Beneficio.

Bajo esta modalidad, los contribuyentes pueden dar un aviso a la Corfo de que se tiene la intención de llevar a cabo un proyecto o celebrar un contrato de I+D, con lo cual podrán comenzar a deducir como gasto el 65% de los desembolsos relacionados a dicho contrato o proyecto.

El aviso antes aludido deberá efectuarse vía on line, a través del sitio web de la Corfo, dentro de los 30 días corridos siguientes al primer desembolso que se haya efectuado con motivo del contrato o proyecto de I+D, debiendo adjuntar los antecedentes suficientes requeridos por la Corfo. En caso que la comunicación respectiva no contenga alguno de los antecedentes requeridos, la Corfo solicitará su complementación, dentro del plazo de 15 días corridos contados desde que se haya recibido la comunicación conforme, debiendo el o los contribuyentes, según corresponda, dar cumplimiento a lo requerido dentro del plazo de 15 días corridos, contados desde la correspondiente notificación. Si el o los contribuyentes no remitieren dentro del plazo señalado la totalidad de los antecedentes solicitados, la Corfo tendrá por no presentada la comunicación.

Cabe señalar que la empresa que haga uso del beneficio tributario de deducción del gasto bajo esta modalidad, tendrá un plazo de 18 meses, contados desde la manifestación de intención de acogerse al beneficio, para efectuar la solicitud de certificación del proyecto o contrato de I+D a la Corfo. Sólo una vez efectuada dicha certificación conforme, el contribuyente podrá comenzar a hacer uso del beneficio tributario consistente en el crédito del 35% de los desembolsos amparados en contratos o proyectos de I+D.

Si producto del transcurso del plazo de 18 meses la empresa tuvo derecho a impetrar el crédito contra el IDPC, sin embargo no contaba con la certificación de la Corfo aún, el contribuyente deberá determinar dicho crédito para cada uno de los ejercicios en que se incurrió en los desembolsos, que le dan derecho al mismo, rectificando las respectivas declaraciones de impuestos. Cuando con motivo de la imputación del crédito se determine un pago en exceso del Impuesto de Primera Categoría, el contribuyente podrá solicitar su devolución de conformidad a lo dispuesto por el artículo 126 del Código Tributario.

A continuación se expone un esquema que permite visualizar con mayor claridad lo descrito en los párrafos anteriores.



Cualquiera sea la modalidad de certificación de los contratos o proyectos, tradicional o a través de la manifestación de intención de acogerse al beneficio, por la que el contribuyente opte, la certificación deberá ser otorgada por Corfo, de ser procedente, dentro del plazo de 180 días corridos contados desde la fecha de recepción conforme de la solicitud de certificación.


1 Inciso antepenúltimo del Artículo 6 del Decreto 102, … “Sólo en caso de indisponibilidad del sistema, lo que deberá ser certificado por CORFO, se podrán recibir en formato papel las solicitudes y los antecedentes, adjuntando además un CD-ROM u otro medio de almacenamiento que contenga todos los antecedentes, bajo el rótulo "Solicitud de certificación de contrato de investigación y desarrollo en el marco de la ley N° 20.241", en la oficina de partes de CORFO, o en sus Direcciones Regionales”

 

VII. DETERMINACIÓN DEL MONTO DEL BENEFICIO POR I+D

Para la determinación del monto del beneficio tributario por I+D, necesariamente se debe distinguir si se trata de un proyecto o contrato, dado que los gastos o desembolsos que se incurre en uno y otro son diversos.

i. En el caso de proyectos, se distinguen dos conceptos a considerar, a saber, los gastos corrientes y aquellos asociados a la adquisición de activos inmovilizados para las actividades de I+D.

Los gastos corrientes son aquellos que corresponden a remuneraciones y honorarios a personas naturales; gastos directos por materiales, insumos, reactivos, servicios informáticos y análisis de laboratorios; contratos con personas jurídicas (en este caso el 50% debe corresponder a actividades realizadas en Chile); arrendamiento de muebles o inmuebles; gastos incurridos en constitución de derechos de propiedad industrial o intelectual; gastos de servicios básicos, los que no pueden superar el 5% de gastos corrientes del proyecto.

Los gastos en adquisición de bienes físicos activo inmovilizado, corresponden a la cuota anual de depreciación, la cual podrá corresponder a la depreciación normal o acelerada, conforme a las normas de los números 5 y 5 bis del inciso cuarto del artículo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta, según corresponda.

ii. Tratándose de contratos, el beneficio aplica sólo sobre pagos efectivos en dinero que se efectúen en virtud del mismo, debidamente actualizados al término del ejercicio, no siendo procedente otro tipo de pago o que éstos estén adeudados.

VIII. CARACTERÍSTICAS DEL CRÉDITO POR INVERSIÓN EN I+D

A continuación se mencionan algunas características del crédito por inversiones en I+D a efectos de tener presente al momento de su evaluación y/o utilización.

i. Se determina sobre los desembolsos efectivos en I+D, actualizados, más una cuota de depreciación anual en el caso de proyectos, correspondiendo el crédito al 35% de dichos conceptos, según corresponda.

ii. El crédito por I+D tiene un tope anual máximo de 15.000 UTM.

iii. El crédito se puede imputar contra el IDPC que grava las rentas del ejercicio en que se produjeron los pagos efectivos, siempre que exista certificación de la Corfo; si no existe certificación el crédito se devenga cuando ésta exista.

iv. Si después de la imputación del crédito por I+D al IDPC resulta un exceso, éste se acumula para ejercicios siguientes.

v. En caso de proyectos, hay incompatibilidad con el crédito del artículo 33 bis de la LIR, es decir, si para un proyecto de inversión en I+D se adquieren bienes del activo inmovilizado que cumplen los requisitos para hacer uso del crédito establecido en el artículo 33 bis, el contribuyente no podrá hacer uso de este último beneficio.

IX. CARACTERÍSTICAS DEL GASTO POR INVERSIONES EN I+D

Con el mismo fin señalado en el punto anterior, a continuación pasamos a mencionar las características del gasto por inversiones en investigación y desarrollo.

i.    Constituirá gasto aquella parte de los desembolsos por I+D que no sean crédito, es decir, el 65% de los desembolsos, más la porción del crédito que sobrepase el tope de las 15.000 UTM, siempre que exista certificación de la Corfo; si no hay certificación se puede deducir bajo la modalidad de “intención de acogerse al beneficio”.

ii.    Este gasto se puede diferir hasta en 10 ejercicios comerciales consecutivos.

iii.    Se aceptan como gasto aun cuando no sean necesarios para producir la renta del ejercicio, sin embargo, deben cumplir los demás requisitos del inciso primero del artículo 31 de la LIR, es decir, deben ser acreditados fehacientemente, deben corresponder al período y no haber formado parte de los costos.

iv.    Respecto de los pagos efectuados por inversiones en I+D el contribuyente no se puede acoger a lo dispuesto en el N° 111 del inciso cuarto del artículo 31 LIR.

 


1 En N° 11 del inciso cuarto del artículo 31 de la LIR señala que podrán rebajarse los gastos incurridos en investigación científica y tecnológica en interés de la empresa, aún cuando no sean necesarios para producir la renta bruta del ejercicio, pudiendo ser rebajados en el mismo ejercicio en el cual se pagaron o adeudaron, o hasta en 6 ejercicios comerciales consecutivos

 

X. FORMA DE EJERCER EL DERECHO AL BENEFICIO POR INVERSIONES EN I+D

Para materializar la utilización de los beneficios tributarios que establece la Ley de I+D, los contribuyentes deben declarar la información referente a los gastos por I+D en algunas declaraciones juradas y el monto del crédito por I+D en el Formulario N° 22 sobre Impuestos Anuales a la Renta.

Las declaraciones juradas que contienen la información a presentar dependen del régimen tributario al cual se encuentre acogida la empresa, de esta forma, las entidades sometidas al régimen de renta atribuida deberán especificar los datos en la Declaración Jurada N° 1923, sobre Renta Líquida Imponible y Atribución de Rentas, mientras que los contribuyentes pertenecientes al régimen parcialmente integrado deberán hacer lo propio en la Declaración Jurada N° 1847, sobre Balance de 8 Columnas y Otros Antecedentes, según se muestra a continuación.



Como se aprecia, la información a especificar hace distinción entre aquellos gastos imputados por el contribuyente que ya se encuentre certificados y aquellos que no lo están, es decir, en este último caso, aquellos que se encuentran en la modalidad de intención de acogerse al beneficio.

Por su parte, la información relativa al crédito a imputar en contra del IDPC en el año tributario respectivo debe ser especificada en el recuadro N° 8 del Formulario N° 22, en la sección referida a los créditos cuyos remanentes sólo dan derecho a imputación en ejercicios siguientes, según se muestra a continuación.

 

XI. INFORMACIÓN AL SII¹

Es preciso señalar que deberán entregar información al SII los centros de investigación y desarrollo y aquellos contribuyentes que hacen uso del beneficio, en este último caso sólo si parte de los desembolsos del proyecto o contrato se ha financiado con recursos públicos.

De esta forma, los centros de investigación y desarrollo deberán presentar la Declaración Jurada N° 1840, sobre Incentivo Tributario a la Inversión Privada en Investigación y Desarrollo (Información sobre los Contratos de Investigación y Desarrollo de acuerdo a lo dispuesto por el inciso octavo del Art. 5° Ley N° 20.241).

Por otra parte, los contribuyentes que hagan uso del beneficio tributario por I+D, cuyos desembolsos relacionados con proyectos y/o contratos de investigación y desarrollo respectivos hayan sido financiados en parte con recursos públicos, deberán presentar la Declaración Jurada N° 1841.


1 Servicio de Impuestos Internos.

 

XII. OTROS EFECTOS TRIBUTARIOS

Cabe señalar que la Ley de I+D establece que corresponderá a la Corfo fiscalizar la correcta ejecución y cumplimiento de los proyectos y contratos de investigación y desarrollo, otorgándole ciertas facultades en este sentido.

En aquellos casos en que la Corfo otorgue certificaciones parciales o las deniegue totalmente, el SII podrá impugnar los desembolsos incurridos por concepto de I+D, debiendo ser analizados en conformidad con las normas generales establecidas en la LIR, especialmente en relación con lo dispuesto en el N° 11 del artículo 31 de dicho texto legal, para definir su aceptación o rechazo como un gasto necesario para producir la renta de la Primera Categoría. En caso de que dichos desembolsos no sean aceptados como tales, adoptan la calidad de un gasto rechazado, y en consecuencia, se agregarán a la renta declarada en caso que la hubieren disminuido, debidamente reajustados en los términos dispuestos por el N° 3 del artículo 33 de la LIR, debiendo sujetarse además dichas cantidades a la tributación establecida en el artículo 21 de la LIR1.

 


1 Circular SII N° 19, del año 2012.

 

XIII. CONCLUSIONES


El beneficio tributario por I+D permite a las empresas rebajar como gasto necesario para producir la renta el 65% de los desembolsos incurridos por tales conceptos, procediendo imputar como crédito en contra del IDPC el 35% restante.

Al momento de invertir en I+D las empresas pueden optar por hacerlo a través de un proyecto, el cual se desarrolla a través de sus propios medios o recursos, o a través de la celebración de un contrato de I+D con un centro de investigación y desarrollo. En ambos casos dichas actividades de I+D se pueden llevar a cabo de forma asociativa, es decir, pueden participar del proyecto o contrato más de una entidad.

Para hacer uso del beneficio tributario los contratos y proyectos deben estar certificados por la Corfo, pudiendo optar por la modalidad de certificación tradicional o manifestar la intención de acogerse al beneficio, en este último caso el crédito contra el IDPC sólo procede una vez efectuada la certificación por parte de la Corfo; en ambos casos las empresas deberán efectuar las solicitudes respectivas a través de la página web de dicha entidad. Además, antes de solicitar la certificación, se debe pagar un arancel a la Corfo y la inversión mínima del contrato o proyecto debe ser superior a 100 UTM.

Para determinar el monto del beneficio se debe distinguir si se trata de un proyecto o contrato. En el caso de los proyectos se consideran los gastos corrientes, tales como sueldos, honorarios,  insumos, servicios, etc., y aquellos relacionados a la adquisición de bienes del activo inmovilizado, específicamente la cuota de depreciación tributaria anual; para el caso de los contratos la base del beneficio la componen los pagos efectivamente incurridos en dinero en virtud del contrato de I+D.

Respecto del crédito, éste sólo puede ser imputado en la medida que exista la certificación de la Corfo, tiene un tope máximo anual de 15.000 UTM, es incompatible con el crédito del artículo 33 bis de la LIR en la medida que se refiera a los mismos bienes y en caso de generarse un remanente éste se acumula para los ejercicios siguientes. En cuanto al gasto por los desembolsos en I+D, éstos se pueden amortizar en un período de hasta 10 años, se aceptan aunque no sean necesarios para producir la renta siempre que cumplan con los demás requisitos del artículo 31 de la LIR y son incompatibles con lo dispuesto en el N° 11 del inciso cuarto del mismo artículo.

Los contribuyentes que hagan uso del beneficio tributario por I+D deben informar el gasto a través de las Declaraciones Juradas N° 1923 o N° 1847, dependiendo del régimen tributario al cual estén acogidos, y el crédito respectivo a través del recuadro N° 8 del Formulario N° 22. Asimismo, las empresas que hagan uso del beneficio analizado y además hayan recibido algún aporte del Estado para los mismos fines, deberán presentar la Declaración Jurada N° 1841. Por su parte, los centros de investigación y desarrollo deberán presentar la Declaración Jurada N° 1840.

Finalmente, señalar que, en aquellos casos en que la Corfo otorgue certificaciones parciales o las deniegue totalmente, el SII podrá impugnar los desembolsos por inversiones en I+D, pero previamente deberá evaluar la aceptación del gasto en virtud de lo descrito por el N° 11 del inciso cuarto del artículo 31 de la LIR, pudiendo aplicarse las disposiciones del artículo 21 de dicha dicho cuerpo legal.