José Yáñez Henríquez, Director Centro Estudios Tributarios, Universidad de Chile.17/06/2010.Diario Estrategia.

El pago diferido de impuestos es un beneficio que contemplan ciertos impuestos y que permite a sus contribuyentes la posibilidad de posponer el pago de éste para cierto momento futuro del tiempo. Normalmente se justifica sobre el argumento de ser un incentivo económico al ahorro y la inversión. Esto permite que el contribuyente acceda ahora a recursos que de otra forma habrían pasado inmediatamente a manos del fisco. El uso de estos recursos y su correspondiente rentabilidad es el incentivo proveniente del pago diferido de los impuestos para el contribuyente.

Los montos más grandes de impuestos diferidos en Chile corresponden al impuesto a la renta, por concepto de utilidades retenidas en la empresa, APV y fondos mutuos, 4% del PIB. La fracción que representa el flujo de impuesto diferido sobre el PIB ha venido aumentando en los últimos años, así como también su stock. Otros impuestos también permiten diferir su pago, pero son de menor relevancia.

¿Existe algún problema con la aplicación de este mecanismo?

Primero, se puede decir que hay un problema de equidad. Este es un beneficio otorgado para ciertas formas de ahorro, beneficia el gran ahorro y no el ahorro en pequeña escala. Segundo, los contribuyentes de altos niveles y variadas fuentes de ingreso tienen la posibilidad de aprovechar el mecanismo y acumular beneficios mientras vivan. Tercero, existe la posibilidad de reducir la carga directa del impuesto a la renta difiriendo el pago en los años en que se gana mucho ingreso (por ejemplo, cuando correspondía pagar la tasa del 40%) y retirando estos recursos cuando se gana poco ingreso (pagando una tasa impositiva menor al 40%). Otro beneficio de diferir el pago del impuesto. Cuarto, si mientras algunos difieren el pago del impuesto, el gobierno aumenta la tasa de los impuestos o crea un impuesto nuevo para conseguir más recaudación, la carga recaerá más pesadamente sobre los contribuyentes que no tienen la posibilidad de hacer uso de este mecanismo. Esto ha ocurrido en la realidad, por ejemplo, se ha aumentado la tasa del IVA que grava el consumo de todos los ciudadanos, mientras algunos contribuyentes  diferían el pago de su impuesto a la renta. Quinto, la aplicación de estos mecanismos aumenta la complejidad de la ley de la renta. Hay algunos mecanismos en la ley que no han sido usados en forma importante por los contribuyentes precisamente por que son engorrosos.

Estos mecanismos que otorgan beneficios tributarios a ciertos contribuyentes deben ser objeto de una permanente evaluación, para determinar hasta cuando se justifica que permanezcan en el tiempo. Además, debemos estar conscientes que para conseguir más de un objetivo económico (compensar o eliminar la distorsión creada inicialmente sobre el ahorro-inversión), usando un mismo instrumento (impuesto a la renta), por lo general, se debe sacrificar otros objetivos (equidad y simplicidad, entre otros).

José Yáñez Henríquez
Director Centro Estudios Tributarios
Facultad Economía y Negocios
Universidad de Chile


Volver