Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Diario El Mercurio

Dos de cada tres procesos abiertos corresponden a la Región Metropolitana, especialmente en tribunales de la zona oriente. Hay coincidencia en que a futuro la situación se podría agravar.

Las causas acumuladas en los Tribunales Tributarios y Aduaneros (TTA) aumentaron durante 2017. Pese a que el año pasado el Gobierno logró aprobar un proyecto de ley que buscaba reducir el atochamiento de los procesos, especialmente en los tribunales de la Región Metropolitana, la tendencia alcista que se viene dando desde la creación de esta instancia sigue su rumbo, y expertos creen que esta tendencia no cambiará en el futuro.

Según datos de la Unidad Administradora de los TTA, desde el inicio del sistema en 2010 hasta el 31 de diciembre del año pasado se han ingresado a trámite 8.707 causas. De ese total, 6.130 están terminadas y 2.577 siguen vigentes o "pendientes".

Las causas vigentes hasta el año pasado se calcularon utilizando una nueva metodología con el objetivo de "transparentar" las cifras. El nuevo modelo suma todos los procesos de un mismo contribuyente aunque estén bajo una causa "madre". Así, mientras en 2016, bajo el antiguo modelo, los tribunales acumularon un total de 2.309 causas, esta cifra aumentó a 2.456 con el cambio de metodología (ver infografía).

Del total acumulado hasta ahora, el 77% (1.973) están radicadas en la Región Metropolitana, siendo las del tercer y cuarto tribunal las que concentran el número más alto. Estas últimas reciben las causas correspondientes a las comunas donde están domiciliados los contribuyentes más grandes, como Providencia, Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Ñuñoa o La Reina.

El resto de causas (23%) están radicadas en los tribunales correspondientes a cada capital regional. Las de Atacama y Aysén son las menos atochadas con solo 2 y 9 casos acumulados, respectivamente.

35% de las causas acumuladas llevan más de 2 años de tramitación

Haciendo el desglose de causas vigentes por su año de ingreso, es posible concluir que el 35% corresponden a procesos iniciados antes de 2015. Es decir, llevan más de 2 años de tramitación. Actualmente, además, hay 623 causas vigentes correspondientes a 2016 y 1.050 al año pasado.

La acumulación de causas en el sistema ha sido progresiva desde la entrada en vigencia de la ley, pero desde 2013, año en que el sistema entró en régimen en todo el país, el incremento ha sido mayor. Ese año terminó con 1.539 procesos abiertos, al siguiente subió a 1.983 y en 2015 se superaron las 2.200 causas.

Se pensaba que el proyecto de ley de modernización del sistema de justicia tributario y aduanero promulgado en octubre del año pasado vendría a mejorar los procesos en el sistema. De hecho, , medidas como el aumento de la planta de trabajadores; el cambio en la estructura de remuneraciones; o la redistribución de casos en los tribunales más atochados, se legislaron con este objetivo.

Sin embargo, el presidente de la Asociación Nacional de Magistrados de los TTA, Hernán Farías, aclara que algunas de las medidas entrarán en vigencia recién en noviembre de 2018, entre ellas, "permitir a los litigantes que efectúen sus presentaciones por vía electrónica".

Expertos reconocen que reforma tributaria podría agravar la situación

Uno de los expertos consultados plantea que el problema viene de más atrás, y la ley aprobada no permitirá revertir la tendencia. Gonzalo Polanco, director ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile, señala que el problema es haber subestimado la cantidad de causas que iba a entrar a los TTA, comparándolo con lo que sucede con los tribunales civiles. "El asunto es que la complejidad de los temas tributarios es totalmente distinta a la de los tribunales civiles", agrega.

El ex presidente del Instituto Chileno de Derecho Tributario y socio de BDO, Rodrigo Benítez, señala un elemento adicional: El empoderamiento del SII tras la reforma tributaria. "Se aumentó su dotación y se aumentaron las facultades fiscalizadoras. Eso ha llevado a que haya más fiscalizaciones y más juicios. Los contribuyentes reclaman y ha aumentado el colapso de los tribunales", asevera.

Hernán Farías matiza y no visualiza una correlación directa entre el incremento de causas con la implementación de la reforma. "Si bien esta entró en régimen el año 2017, los efectos de ella que puedan derivar en juicios tributarios requieren de tiempo, debido a que el servicio debe fiscalizar y generar los actos reclamables ante los TTA. En consecuencia, podrían evidenciarse efectos, recién a partir de 2018 y en forma creciente en los años siguientes", señala.

En la misma línea, Polanco cree que es injusto culpar de la acumulación actual a la reforma tributaria, pero cree que podría tener mucha injerencia en el futuro. "No sé si será un alza explosiva, pero la complejidad de la reforma va a hacer que muchas causas se judicialicen", estima.

Para solucionar la acumulación de causas, la ley consideraba un proceso de conciliación que permitiría reducir los tiempos de tramitación. Sin embargo, no hay coincidencia entre los expertos respecto de los reales alcances considerando que no hay claridad en relación a su aplicación a casos antiguos o nuevos. De hecho, el representante de los magistrados reconoce que para la aplicación de la norma no hay un criterio unánime entre los tribunales. "Algunos entienden que, como regla procesal, se aplica de inmediato a todos los procedimientos en trámite. Otros, a diferencia, estiman que ella solo aplica a aquellos reclamos tributarios presentados a partir de noviembre de 2017".

Tomando en cuenta este escenario, Benítez propone que se establezca una conciliación extraordinaria, similar a como fue el proceso de repatriación de capitales. "Se podrían recaudar hasta US$ 2.500 millones si los contribuyentes pudieran acogerse. Además, se liberaría el atochamiento en los TTA".


Volver