José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile,, Diario Financiero

El viernes pasado, los expertos de los comités de PIB tendencial y de precio del cobre de largo plazo entregaron sus proyecciones al Ministerio de Hacienda. Con este hito, comienza la cuenta regresiva de cara a la presentación del Presupuesto 2018, cuya discusión se inicia en octubre.

Con una economía que hasta ahora sigue alicaída, un fuerte mensaje de austeridad de parte de Teatinos 120 y el escenario electoral encima, este será uno de los debates más complicados para Rodrigo Valdés, en el que será su tercer y último erario como jefe de las finanzas públicas.

En este panorama, Diario Financiero consultó a 40 economistas locales sobre sus expectativas para los principales parámetros, de corto y largo plazo, para construir el erario. ¿Los resultados? El 53,9% espera que el PIB de tendencia se ubique por debajo de la proyección actual (3%), en un rango entre 2,6% y 2,9%.

El porcentaje faltante se reparte en partes iguales (23,1%) entre los más pesimistas, que creen que la cifra será igual o menor a 2,5% y quienes se inclinan por una proyección de 3%. Ninguno de los consultados cree que la proyección estará por encima de ese nivel.

La baja en la inversión es la principal razón que indicaron para el recorte, junto con el evidente deterioro de la actividad que este año crecerá apenas 1,5% según Hacienda. “La inversión, clave para el Producto potencial, sigue cayendo. La fuerza de trabajo crece poco o nada y solo un empujón tecnológico, que no se ve en el horizonte, podría contribuir al PIB potencial”, dijo uno de los expertos.

Por el lado del precio del cobre de largo plazo, las noticias serían más positivas, ya que el 69% cree que será superior a la proyección actual (US$ 2,56 la libra) y se ubicará por encima de los US$ 2,6 la libra.

Los expertos creen que primará la cautela en esta proyección, ya que pese a que el viernes la libra del metal cerró en US$ 2,87, solo el 30,8% piensa que la estimación del precio de referencia podría ser mayor a US$ 2,7 por unidad.

“Nadie sabe bien para dónde va el precio del cobre, hay que ser prudentes en la estimación”, comentó un experto. “Se basa en promedios de largo plazo, por lo que sube más lento que el precio vigente”, recordó otro.

Supuestos del año

Respecto al crecimiento esperado para 2018 -parámetro que junto al cobre utiliza Hacienda para diseñar el erario-, las expectativas son moderadas, ya que el 97,4% de los economistas consultados se inclinó por un resultado inferior a 3% y la mayoría (46,2%) apuntó a un rango entre 2,6% y 2,9%.

“No se ven signos de una mayor aceleración”, expresó un agente, que ve un techo en 2,5%. “Es probable que la estimación esté alineada con el 3% del Banco Central”, dijo otro especialista.

En tanto, la mayoría espera que el precio promedio del cobre se ubique entre US$ 2,6 a US$ 2,69 la libra.

Con estos parámetros, la expansión del gasto en el próximo ejercicio estaría bastante límitada, ya que el 47,4% apunta a un incremento entre 2,6% y 3%. Mientras, otro 36,8% lo ve incluso por debajo de ese nivel. Este año, el gasto crecerá 4% según estima Teatinos 120.

Entre los comentarios se repitió que se debe tener prudencia porque el manejo fiscal está en la mira de las clasificadoras de riesgo. “Se debe reducir el crecimiento del gasto y reafirmar compromiso con la responsabilidad fiscal”, agregó otro experto.


Gasto libre para próximo gobierno estaría entre US$ 550 y US$ 650 millones

Con la actualización del escenario macroeconómico que realizó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, a comienzos de julio, se inició la discusión de la holguras fiscales y los gastos de libre disposición con los que contará el próximo gobierno, tomando en cuenta el escenario de estrechez por el que atraviesan las cuentas fiscales. Contexto cruzado también por la reciente rebaja en la clasificación de riesgo del país.

Los economistas encuestados se inclinaron porque el gobierno actual deje una cifra entre US$ 551 y US$ 650 millones de libre disposición, rango que obtuvo el 32,4% de las respuestas.

"Esta es una cifra que parece razonable dados los compromisos y la ausencia de holguras", fue uno de los comentarios. "Es lo mínimo razonable para permitir que la próxima administración tenga alguna holgura en asignación de prioridades", indicó otro de los agentes.

Solo el 13,5% se inclinó por una cifra menor o igual a US$ 350 millones. "La política predomina en esto. Y la idea siempre ha sido restringirle las holguras a los demás", agregó otro de los analistas consultados.

Con todo, fueron varios los que señalaron que, independiente de quien llegue al gobierno, uno de los focos debiera ser la capacidad de reasignar fondos. Otros fueron mucho más allá y llamaron a revisar la calidad del gasto público. "El Fisco ha engordado mucho y gran parte es grasa -asesores, burocracia- o planes de baja rentabilidad social y hay requerimientos prioritarios que enfrentar", planteó uno de los economistas.

El debate está lejos de acabarse y, de hecho, hace una semana Valdés se encargó de aclarar que el período de estrechez fiscal comenzó en el gobierno de Sebastián Piñera, lo que el actual candidato de ChileVamos calificó como una estrategia "distractiva y engañosa".


Volver