José Yáñez Henríquez, Director Centro Estudios Tributarios, Universidad de Chile.
11/02/2010 Diario Estrategia.

Se comentó anteriormente qué es la doble tributación internacional a la renta, cuáles son sus efectos económicos y por qué este problema debe solucionarse. Los países han planteado diferentes caminos para resolver el problema que serán presentados a continuación.

Las soluciones se dividen en dos grupos: competencia tributaria y armonización o coordinación tributaria.

La competencia tributaria consiste en utilizar el mercado como el instrumento encargado de resolver el problema. Actualmente los países compiten por atraer la inversión extranjera. Una forma de esta competencia ha sido que los países han reducido las tasas impositivas sobre el retorno de estas inversiones extranjeras. Los países pioneros en esta iniciativa lograron atraer bastante inversión. Después otros países han hecho lo mismo, lo cual mermó los flujos de inversión extranjera hacia los países pioneros y los desvió en parte a los países que más recientemente bajan sus tasas. La competencia tributaria tiene detractores, los cuales señalan que esta no es una herramienta adecuada pues reduce los ingresos tributarios del gobierno y este no tendrá recursos suficientes para financiar los bienes y servicios públicos que debe entregar a la sociedad.

Debido a lo señalado aparece la armonización tributaria que consiste en la articulación armoniosa de sistemas tributarios diferentes. Esta puede ser aplicada en forma unilateral, bilateral o multilateral, por intermedio de la legislación del país o por medio de la suscripción de convenios o acuerdos internacionales.

Existen al menos dos instrumentos de armonización tributaria: uniformación y  compatibilización.

La uniformación consiste en que todos los países apliquen el mismo principio de tributación internacional, de la residencia o de la fuente. Cobren la misma tasa impositiva y usen el mismo procedimiento de determinación de la base. Esta igualación de los sistemas tributarios introduce rigidez  a los países, puesto que los obliga a renunciar a su soberanía tributaria. Por ello, el instrumento más utilizado es la compatibilización. Esta es un instrumento menos rígido que consiste en aplicar algunas modificaciones en los elementos constitutivos del impuesto, para generar la coordinación de su aplicación entre los países y evitar las ineficiencias en la asignación de recursos a nivel mundial. Se señalan tres métodos de compabilización tributaria: las exenciones, los créditos y las deducciones fiscales.

El método de la exención grava la renta en uno solo de los países, quedando exenta en los otros países.

El método del crédito fiscal o método de imputación establece que el impuesto pagado por un contribuyente en un país puede ser descontado íntegra o parcialmente de los impuestos calculados en otro país.

El método de la deducción fiscal dice que el impuesto pagado en un país vecino se puede descontar desde la base del impuesto calculado en el país que concede la deducción.

José Yáñez Henríquez
Director Centro Estudios Tributarios
Facultad Economía y Negocios
Universidad de Chile


Volver