José Yañez, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile, Pulso

Ambos países firmaron ayer el tratado que ahora deberá ser ratificado por los respectivos congresos.

Con el estampado de la llamada “rúbrica” en el Ministerio de Hacienda, ayer Chile y Argentina dieron el vamos para fijar un nuevo tratado que elimine la doble tributación entre ambos, luego que en junio de 2012 el convenio que los regía fuera congelado por la Presidenta trasandina, Cristina Fernández.

En esta ocasión el director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Michel Jorratt, y el Administrador Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Argentina, Ricardo Daniel Echegaray, fueron los encargados de firmar el acuerdo. Este recoge las mejores prácticas sugeridas por el G20 y la OCDE en iniciativas para prevenir la evasión y elusión fiscal en operaciones transfronterizas, según indicó el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, durante la ceremonia de firma que contó con la asistencia de empresarios chilenos con inversiones en Argentina.

“Asimismo este acuerdo favorecerá la realización de proyectos binacionales que se desarrollen en el marco del Tratado de Integración vigente entre Chile y Argentina”, precisó la autoridad.

Por su lado, Echegaray  indicó que el acuerdo ayudará a  acomodar normas que estaban obsoletas con el antiguo acuerdo, el cual se guiaba por el Pacto Andino de 1976. “Tras la aplicación de este modelo se fueron construyendo nuevas estructuras, como los holding en Chile, (que dificultaba) la aplicación práctica del convenio. Se daban situaciones en que una empresa constituida como holding  -que podía ser de inversiones de argentinos o chilenos- no pagaba impuestos ni acá ni en Argentina. Ahora tenemos  un modelo que persigue precisamente la eliminación de la doble no tributación”, dijo.

El director del Centro de Estudios Tributarios de la U. de Chile, José Yáñez, comentó que este modelo se enfoca al desarrollo del comercio internacional.

“Son normas de la OMC que apuntan a sacarle el máximo provecho y a eliminar estas dobles tributaciones; se hace una mejor asignación tanto del ahorro como la inversión mundial, lo que permite aumentar el bienestar a todos los países”, aseguró.

Por su parte, el socio de EY, Mauricio Loy, sostuvo que el Pacto Andino daba derecho de tributación sólo al Estado en el cual estaba la fuente productora de la renta. “El modelo OCDE, en cambio, dice que ambos pueden gravar esa renta, pero el país de domicilio del contribuyente va a dar un crédito por los impuestos que pagó en el otro país”. Precisó que este modelo sugiere que “son ciertos tipos de rentas las que ambos países pueden hacer tributar, no todas. Hay que ver el detalle”, añadió.

El acuerdo debe ingresar a los congresos para ser ratificado y entrar en operación.


Volver