pulso

Luis Gonzalez, Investigador asociado del Centro de Estudios Tributarios, Universidad de Chile. Pulso.

Desde el 1 de enero de 2016 el negocio de la venta de casas nuevas y usadas tendrá que pagar impuesto. Un informe del Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile, realizado por el experto Luis González, detalla en qué casos se aplicará el IVA, sobre qué base, a quiénes y cuáles serán las exenciones que contempla la ley de cambios impositivos aprobada el año pasado.

La Reforma Tributaria se ha ido implementando de manera gradual, desde el aumento de impuestos a las bebidas alcohólicas y tabacos, para continuar con im­puestosverdesy la entrada envigen­cia el próximo año del IVA a la com­pra yventa deinmuebles.Adicional­mente, se decidió que algunos cambios también sean aplicados de manera pausada (y no de una vez) para dar tiempo a los contribuyen­tesderevisarsuscontabilidadesyde­cidir por la mejor alternativa.

Esto sucederá con el término en 2017 del Fondo de Utilidades Tribu­tarias (FUT), registro donde las em­presas retenían utilidades con el propósito de reinvertir. Antes de cerrar completamente esta llave el Gobierno decidió conceder un “año de gracia” para que las personas pagaran los impuestos correspon­dientes al FUT registrado con una tasa única de 32%, que podría ser más atractiva que acarrear esa mo­chila en los próximos años.

A quiénes conviene utilizar esta ventana es lo que responde Luis González en un reporte del Centro de Estudios Tributarios de la Uni­versidad de Chile, donde explica cuales serán los pasos para migrar del actual sistema mediante este ré­gimen opcional y transitorio.
Recalca que la nueva legislación establece un mecanismo para eli­minar el registro FUT gravando las utilidades acumuladas con un im­puesto único y sustitutivo que re­emplazará a los impuestos persona­les futuros.

Los contribuyentes que podrán optar por pagar el impuesto susti­tutivo serán aquellos que estén afectos al impuesto de Primera Ca­tegoría, obligados a determinar su renta efectiva según contabilidad completa y balance general, y que hayan iniciado actividades antes del 1 de enero de 2013. Esta norma legal no hace diferencia entre el tamaño de la empresa, por lo tan­to pueden acceder a este impuesto sustitutivo pequeños, medianos o grandes contribuyentes.

Impuesto sustitutivo

La base imponible que se gravará con este impuesto corresponde al saldo de las utilidades acumula­das en la empresa al 31 de diciem­bre del 2014 que se encuentren pendientes de tributación. Estas utili­dades acumuladas constituyen la suma máxima que los contribu­yentes pueden acoger al régimen de tributación transitorio y opcional.

Hay otras rentas que estarán ex­cluidas de este beneficio, indica González, mencionando la diferen­cia de depreciación que correspon­de sólo a diferencias temporales que serán revertidas una vez agotada la depreciación acelerada y comience a compensarse con la depreciación normal. También las reinversiones recibidas durante el año comercial 2014; las rentas acumuladas equiva­lentes al promedio de retiros efec­tuados en los años comerciales 2011, 2012 y 2013; y por último, el impues­to de Primera Categoría Año Tribu­tario 2015.
Aunque las instrucciones del SII no se refieren específicamente, el experto cree que en el caso de las so­ciedades anónimas debe conside­rarse el saldo al 31 de diciembre de 2014, pero descontando las distri­buciones y gastos rechazados que no están afectos al artículo 21 de la Ley de Impuesto a la Renta. “Ello, porque los dividendos previamen­te distribuidos resolvieron su si­tuación tributaria con la imputa­ción al FUT”, subraya.

¿Cómo pagar el impuesto sustitutivo?

Los contribuyentes del impuesto de primera categoría pueden optar a la opción del régimen transitorio sólo durante el año comercial 2015. El impuesto se debe pagar median­te la declaración del formulario 50, que puede ser presentado “tantas veces se estime conveniente” según el experto. Sin embargo, se esta­blece que una vez ejercida la op­ción, ésta es irrevocable.
Una vez declarado y pagado el impuesto, el Servicio de Impuestos Internos (SII) entenderá que las utilidades que se gravaron han cumplido totalmente su tributa­ción, por lo que deberán ser dedu­cidas del registro FUT, para poste­riormente ser incorporadas al regis­tro FUNT (Fondo de utilidades no tributables), como un ingreso no constitutivo de renta.
Este impuesto como regla general es de 32%, sin embargo, según el Centro de Estudios Tributarios, en ciertos casos se podrá aplicar una tasa variable que se determina con las tasas de impuesto global com­plementario que haya afectado a los propietarios de las empresas. Sólo podrán acogerse a este benefi­cio las empresas, comunidades y sociedades, cuyos propietarios sean exclusivamente personas natura­les con domicilio o residencia en Chile entre el 1 de enero de 2014 has­ta la fecha en que se ejerza la opción.

Claro que para acceder a la tasa va­riable existe el requisito de que una vez calculada, debe ser superior a 0%. De locontrario,loscontribuyen­tes deberán pagar la tasa de 32%. González señala que si todos los so­cios se encontraron en los tramos exentos del Global Complementario durante los períodos tributarios considerados para el cálculo, es pro­bable que su tasa a pagar sea 0%.
Enelcasodequelatasavariablesea inferior a la tasa del crédito por im­puesto de Primera Categoría, el re­manente no tendrá derecho a devo­lución,nipodráserimputadoaotras obligaciones tributarias. González concluye: “la tasa mínima del tribu­to será equivalente al monto de los créditos acumulados asociadosa las rentas que sesometieron al régimen opción de tributación”.


Volver