Gonzalo Polanco, Director  Centro de Estudios Tributarios, Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile,La Tercera

Las pequeñas y medianas empresas representan el 95% del total de las empresas que existe en el país. ¿Qué oportunidades y desafíos enfrentan para cumplir exitosamente con el uso de la factura electrónica?

Si bien el Servicio de Impuestos Internos (SII) informará oportunamente a las empresas la fecha cuando éstas deben comenzar a emitir sus facturas electrónicas en forma obligatoria, es deber del contribuyente conocer y verificar su plazo de ingreso para evitar multas e inconvenientes en un futuro no muy lejano. Pero más que por una imposición, la idea es que al conocer las oportunidades que trae este sistema, su uso sea bien recibido por los beneficios que trae su implementación. Y son muchos.

1. Genera ahorro a la empresa que utiliza este mecanismo. Esto es por concepto de emisión y gestión de facturas, ya sea envío, recepción, almacenaje, búsqueda, envío.

2. Aumenta la seguridad documental. Facilita el cálculo de impuestos y elimina la posibilidad de ser sujeto de fraude.

3. Permite postergar el pago del IVA del día 12 al 20 de cada mes.

4. Procesos más expeditos y sencillos. Se simplifican los trámites a realizar ante el SII, disminuyen los costos y se facilita el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

5. Las facturas electrónicas son totalmente rastreables, por lo que permiten ser comprobadas respecto a su autenticidad tributaria, comercial y financiera.

Pero, lo primero que una pequeña y mediana empresa debe saber para acceder a los beneficios que brindan las nuevas tecnologías, es que en el camino deberán cambiar rutinas, procesos y conceptos que requieren de un tiempo de adaptación. Así, para Gonzalo Polanco, director Ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios, de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, el mayor desafío es lograr una adecuada implementación del sistema de factura electrónica, “esto no solo conlleva la necesidad de ajustar sus sistemas informáticos, sino que también capacitar al personal y lograr que sus clientes se adapte a estos cambios. Por lo tanto, es un proceso que no sólo implica un ajuste interno para la empresa, sino que también una adecuada relación con el entorno”. Por esta razón, la Ley 20.727 sobre factura electrónica fijó plazos amplios, para que los contribuyentes de menores ingresos pudiesen adaptarse. En palabras simples, explica Polanco, “recién a partir del 1 de febrero del 2018 tendremos a casi todas las empresas funcionando con este sistema. Como es posible observar, el legislador ha tomado nota que este es un desafío importante para las empresas”, señala el experto.

El rigor de la ley

También puede ocurrir que una empresa (mipyme, pyme, mediana o grande) no cumpla con los plazos establecidos. De ser así, debe asumir que se le aplicará el Nº 10 del Artículo 97 del Código Tributario. “El no otorgamiento de guías de despacho, facturas, notas de débito, notas de crédito o boletas en los casos y en la forma exigidos por las leyes, entre otras, el fraccionamiento del monto de las ventas o el de otras operaciones para eludir el otorgamiento de boletas, con multa del 50% al 500% del monto de la operación, con un mínimo de dos unidades tributarias mensuales y un máximo de 40 unidades tributarias anuales”, explica el director.

Pero, ¿estos costos son menores que los que tiene para las pymes la implementación de la factura electrónica? El profesor Polanco señala que eso dependerá del soporte por el cual se quiera optar. “El SII proporciona un software gratuito de muy buena calidad. Sin embargo, el contribuyente puede optar por un software pagado, que normalmente tiene otras funcionalidades”, comenta. Lo más importante es que el sistema permita conectarse con los otros sistemas de la empresa, de modo de poder usar la información del sistema de facturación electrónica, no sólo en una herramienta de cumplimiento tributario, sino que sea útil para la administración del negocio.

Es evidente que los costos deben ser analizados en conjunto con las ventajas que el sistema proporcional. Así por ejemplo, “si es un sistema que evita que los contribuyentes vayan a timbrar sus documentos presencialmente al SII, se podrá ahorrar tiempo”, explica Polanco y agrega que en consecuencia, “es necesario que los contribuyentes no analicen sólo cuánto les costará implementar el sistema, sino que también calculen lo que implica ahorrar”.

Factura Chile

Es una plataforma amistosa, fácil de usar, que cuenta con la seguridad y la confianza que sólo el respaldo de la Cámara de Comercio de Santiago puede otorgar. Además, permite su aplicación móvil, lo que permite llevar a cabo la gestión de documentos desde múltiples lugares. Para hacerse usuario de FacturaChile, basta con ingresar al sitio www.facturachile.cl y ponerse en contacto a través de sus formularios o del correo Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla . Facturachile.cl es un producto de E-Certchile, expertos en factura electrónica y firma digital.

1 de febrero del 2018 estarán casi todas las empresas funcionando con factura electrónica.


Volver