Uso de impuesto para mejorar la salud pública, disminuyendo el consumo de alimentos ricos en azúcares que producen diversas enfermedades, fue el objetivo principal de la intervención del académico.

En representación del Centro de Estudios Tributarios (CET) de la Universidad de Chile, el profesor José Yáñez fue invitado a participar de una sesión de la Comisión Asesora del Ministerio de Salud, donde se le solicitó exponer sobre la posibilidad de utilizar un impuesto que reduzca el consumo de los alimentos que contienen cantidades excesivas de azúcar, distinto a los líquidos.

El académico planteó la visión económica del tema. Haciendo énfasis en la diferencia entre: los impuestos recaudadores, los impuestos que el Estado reúne para financiar el presupuesto y los reguladores, los cuales pretenden corregir una imperfección del mercado.

En este caso, el uso de un impuesto busca mejorar la salud pública, disminuyendo el consumo de alimentos ricos en azúcares que producen diversas enfermedades, tales como la obesidad, diabetes, problemas al corazón, hipertensión y distintos tipos de cáncer, entre otras. 

Durante su presentación ante la Comisión Asesora Ministerial, el profesor Yáñez aprovechó de plantear la importancia de esta temática sobre todo por la obesidad infantil. Problemática que, según el académico, se origina fundamentalmente por “una falla de mercado y asimetría de información, puesto que los niños no están preocupados de las consecuencia que les traerá el consumo excesivo de azúcar a largo plazo. Consecuencias que -a futuro- toda la sociedad debe pagar”.

Por esta razón, el académico destaca que “el impuesto se considera una medida bastante eficiente a corto plazo, ya que afecta el bolsillo de las personas. Evitando así, junto a otras políticas públicas, que los niños inicien el consumo excesivo de estos productos a temprana edad”.

Finalmente, el profesor Yáñez valoró estas instancias de debate y asegura que seguirá colaborando en estos espacios, donde una temática en particular se discuta desde diversas perspectivas y se considere la opinión de diferentes actores sociales. En esta ocasión, se encontraron representantes de la academia, medicina y empresariado. 


Volver